Miguel Angel Morales Beiza

 Miguel Angel Morales Beiza (Jesús Carranza, Veracruz, 1976) Radica en Quintana Roo, desde 1985. Desde adolescente participa en el Taller Literario Sian Ka’an, a cargo del Prof. Ramón Iván Suárez Caamal. En 2005 publica el poemario Aberturas en la Editorial Nave de Papel. Participa en la antología poética Preludios del mar en 2014, coordinando desde entonces los proyectos de la Editorial Rotación. Se publica en 2015 su poemario Repertorio de imágenes. Además, aparece en otras antologías quintanarroenses de este año.

 

 CANTAR INFINITO

 

Como por el cielo

escribo nidos de hierba,

renacen, crecen, vuelven a renacer

en infinidad de tórtolas.

Abrazo al deseo.

 

Como por la hierba

juego a ser río cristalino.

Me sumerjo, retengo agua.

Soy pez de tierra.

 

Como por tu cuerpo

acaricio girasoles,

días soleados, tardes amarillas.

Cantar infinito.

 

TU BELLEZA

 

Un pétalo de viento

dormita en tu rostro.

Fresca piel de hierba,

piel de rama y flor,

piel teñida

con rayos de un sol tenue.

 

Te observo.

En la epidermis

brillan aleteos de colibrí.

Aún perduran

restos de pócima y jengibre

que aderezan tus poros de agua.

 

Es tu belleza

color de ventana abierta en primavera

para dedos que apremian

cruzar la estación de tu cuerpo.

Avanzo

igual que pajarillos en las copas

cuando besan el amanecer.

 

ME AFERRO A TU EJE

 

En el fondo de mi mundo

caminas

como en la fuente la luna

bañada de rosas cristalinas.

Beso tu vientre.

 

Almíbar de cereza y canela

es tu ombligo;

respiración suspendida en un letargo

de imanes y caracolas

para asirse fácil y olvidar la presencia.

 

Dejar que los surcos se encuentren

en cualquier vínculo,

mientras más lejos me llevas

más me aferro a tu eje;

como si el mundo fuera exacto

y tu ombligo

el punto de ida y vuelta.

 

ETERNIDAD

 

Todo es eternidad

cuando te veo

en mis ojos.

 

PREFECCIÓN

 

La perfección en ti

es el cielo

donde guarda su aroma la gardenia.

 

BAJO EL MANZANO TE DESPERTÉ

 

De pie, junto al color de tu sueño

fui, pincel tras pincel,

pintura de oro y esmeralda

formando la visión eterna

de tu inocencia,

pedazo de mi sosiego,

hasta dejarte saciada de alcanfor

la entraña.

 

Despierta, ya, primavera mía.

Respira el verde azul

que cruza tus pasajes.

 

He gozado siglos de alegría

respirando tu aire,

único espacio donde habita

la sombra de mis ojos,

cálidos

con el candor del lirio intenso

de la fantasía.

 

De un sueño tibio

dibujado en las cejas

bajo el manzano te desperté.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s