lE Jade De Jade

lE Jade De Jade nació en DF en Julio de 1980, en 1992 llegó a vivir a Cancún, ha escrito poesía desde que era una niña, en el 2002 publicó una plaquette en ediciones presagios a cargo de Gabriel Avilés, estudió Psicología clínica y Gastronomía, actualmente se dedica principalmente a la crianza de sus hijos y trabajar desde el hogar.

 

1

El desazón de la mentira

se filtra por los poros,

incesantes y tóxicas lenguas

escupen veneno al sentimiento,

el verdadero trasfondo

se ostenta en purulentas intenciones.

La verdad, ente poderoso

se manifiesta poco a poco

en actos fallidos y palabras inconscientes,

se desvela el corazón sin llanto, rencor ni remordimiento.

 

La psicopatía que me caracteriza manifiesta su repulsión

en retorcidas sintaxis,

versos rotos carentes de afecto sepultan la absurda nimiedad de tu palabra,

tu ahora ya trastocada esencia inmunda se relega en un oscuro rincón,

el punto ciego de la memoria,

ocaso del desazón.

 

Repugnante tu ardid

manipulando intenciones y sentires, erigiendo tu propio escenario

de mentiras y dobles intenciones para hacer tuya la siniestra razón.

Mas lo inefable hace eco en oníricas manifestaciones,

sin tapujos advierto la trama de tu engaño,

laberinto voluntario de un falaz querer

que me lleva a un innato abandono.

 

5

Profusa indiferencia aniquila al sentir,

la esperanza yace en un rincón

acorralada entre la razón y el desapego

donde permito a mi ser

fluir al viento y escapar

de la trampa del olvido.

 

El vacío crece en mi interior

absorbiendo todo conato de fe

y la incertidumbre que brota

en mis trasnochados intentos

de hacer etéreo lo terreno.

 

Zambullida entre dudas y recelos

me encuentro a mi misma

una y otra vez

ahondando en el abismo

de un marchito corazón

que se resiste

a las dulzuras del amor.

 

El llanto florece por los ojos

anegados en dolorosos desengaños

y devastadas emociones

que abaten al espíritu.

 

Resguardada del dolor

el alma maltrecha

busca consuelo en sintaxis retorcidas

y carentes de forma,

versos rotos

que masacran corazones.

 

6

El desconcierto invade la cabeza

el corazón desbocado

da rienda suelta a su exuberante lujuria,

navegando en días de hedonismo

y fractura de enraizados paradigmas.

 

El cuerpo en función del alma

se desplaza en amores y desengaños,

fragmentándose

En disociadas personalidades esquizotipicas.

 

Me desvanezco en la mas profunda oscuridad

del inframundo de memorias y pesares

de anteriores vidas y desencuentros,

existencias anteriores

donde la utopía pragmática del alma

gobierna al pensamiento

y el corazón se anega

en cenizas y moho tóxico.

 

Despersonalizada,

inmersa en abruptas incertidumbres

entremezcladas con un toque

de encantadora ambigüedad,

camino dispuesta hacía el abismo

de mis pecaminosas intenciones

y mis más bajas pasiones.

 

9

Oníricos encuentros anteceden esta férrea pasión,

el cálido sentir que embriaga cuerpo y alma

transporta constante tu efigie

hacia mis mas vehementes pensamientos.

 

Tus lunares forman las constelaciones de mi cielo,

los soles de tus ojos alumbran

las noches imantadas

en incesante soledad,

formamos galaxias de sensualidad y deleite

deambulando de estrella en estrella

en el éxtasis mas inquebrantable

y el más franco sentir.

 

Interminables oleadas de placer

entre tus brazos experimenta el alma,

tu lengua cual ambrosía

alimenta el deseo latente y constante

de entrelazar tu ser al mío

en cadentes notas de místicos acordes.

 

A raudales las caricias elevan al espíritu

ahondado en trance tántrico

a elevados planos en el astral mas alto.

Enalteciendo tu masculinidad

me postro ante ti en una constante provocación

a mi mas profunda pasión

devorándote en un suspiro,

adentrándome en tu arrebato

de éxtasis mas profundo.

 

En la metafísica del ser nos hallamos

uniendo la mas pura densidad

en abstractos y mágicos instantes

carentes de forma y tiempo,

absoluto frenesí que amalgama

tu libertad y la mía.

 

El sutil ángulo de tu cadera

cual rompecabezas encaja con la mía

reflejando amaneceres en augusta complacencia

de dos seres sublimes que comparten el edén.

 

Reposando en tu pecho

la paz abastece al espíritu de su calma imperturbable,

la magia de dos almas que se encuentran entrelazadas

Loen inexplicables y oníricas sendas.

 

11

El corazón acongojado se refugia en torrentes de llanto,

el amor me da la espalda sumiendo al ser

en profunda incertidumbre,

la soledad en su inagotable travesía

arrasa toda esperanza,

todo conato de dicha,

la lucidez abandona la consciencia

difuminándose en nihilistas maneras de llevar la vida,

sin falaces ilusiones,

sin continuos traspiés

y agotadores intentos de no discrepar un sentimiento,

profundas las perdidas de valiosos afectos,

alianzas rotas, intempestivos cambios

que al corazón desgarran en trizas, en un instante,

un fugaz colapso nos lleva a insospechados abismos

de pena y llanto.

 

12

Inexplicables sendas toma el alma,

habiendo tomado la decisión

de claudicar en el amor

apareces de la nada frente a mi

con esos ojos oscuros

y sus mil interrogantes

que resuelves con tu tacto

y tu prominente espacio.

 

Aterrada me desvanezco

en excusas

y pasajeros dilemas absurdos,

tu terso tacto conmueve mi piel

impregnando mariposas a su paso,

fluyendo al unísono

por causal de encrespadas olas

el sentir cobija al alma,

naturaleza intrínseca al ser

en su mas puro estado de emoción

y vibración

carente de convencionalismos impuestos.

 

La cadencia de tu cuerpo aunado al mío

sobrepasa osadas travesías de incógnitas

abstrayendo paralelos universos

y diáfanos cantos de seres providenciales.

 

Varada en malgastados titubeos

me traiciono a mi misma

rememorando antiguos amores

y su amargo desazón,

infundiendo estremecimiento al ser

saboteando todo resquicio de esperanza,

lánguidas historias

de mentiras y desengaños

despliegan rígida coraza

de intermitentes flagelos

e insulsos apegos.

 

El tiempo

en su increpante e interminable andar

rezurce las heridas,

regenera el corazón,

inesperada la luz

que de tu sonrisa emana

resguardando en tu regazo

a esta alma melancólica

habituada al abismo

encontrando el paraíso entre tus brazos.

 

15

Bombón,

has llenado de ganache mi corazón de nuez,

la dulzura de tus besos y su azúcar refinada

dan alegrías a las mil hojas de mi vida,

mas en ocasiones tu andar hojaldre

deja mi dulce calaverita hecha trizas,

haciendo ojo de buey mi corazón

y retorciendo mi brazo gitano

me interne en la selva negra de tu alma

para solo confirmar que lo nuestro

era un pastel imposible.

 

Como muéganos los sentimientos

se hicieron mousse

al fumarme unos churros,

ah!, que trufas tiene la vida

a veces te da chocolates, a veces te da menta…

 

Lo mas sano en el momento

es emulsionar el sentimiento

así como la nieve que es tu corazón,

que solo me hace darme cocadas y roscas,

debo tiramisú mis esperanzas

mandarlas hacia el mont blanc,

una opera prima

de crema cortada

y caprichos rotos.

 

16

El desconcierto invade la cabeza

el corazón desbocado

da rienda suelta a su exuberante lujuria,

navegando en días de hedonismo

y fractura de enraizados paradigmas.

 

El cuerpo en función del alma

se desplaza en amores y desengaños,

fragmentándose

En disociadas personalidades esquizotipicas.

 

Me desvanezco en la mas profunda oscuridad

del inframundo de memorias y pesares

de anteriores vidas y desencuentros,

existencias anteriores

donde la utopía pragmática del alma

gobierna al pensamiento

y el corazón se anega

en cenizas y moho tóxico.

 

Despersonalizada,

inmersa en abruptas incertidumbres

entremezcladas con un toque

de encantadora ambigüedad,

camino dispuesta hacía el abismo

de mis pecaminosas intenciones

y mis más bajas pasiones.

 

21

Tenebrosas las tinieblas

donde el alma se encuentra sepultada,

enmudecida la consciencia

divulga su pena

en oscuras palabras

e irrefutables memorias.

Aprisionada en tu silencio

desfallezco

en marejadas de desalientos

e insulsos derroches de ira.

 

Me resisto a pensar

que todo es mentira,

profunda e insospechada decepción.

 

El amor me da la espalda

y me apuñala el alma

mi visión transgiversada

donde, profundo el sentir

aniquilado y maltrecho

se arrastra luchando

por sobrevivir en un suspiro.

 

Irrefrenable sensación de desaliento

depresión, despersonalización

que evade al ser del sentimiento.

 

23

Lucho por mantener la consciencia

y fluctuar en esta realidad

ambigua y trastornada,

mas vale mantenerme ausente.

 

Fluyo en la constante que es la vida

archivada en la memoria,

el olvido absoluto del mas dulce recuerdo.

 

Las manos abiertas recibiendo al alba

agradeciendo el andar, el sentir,

la tristeza ya de mas conocida

llega en intermitentes espasmos

que sumen al ser en abatimiento.

 

Quisiera dejar de pensar,

evitar la tortura de mi mente

que frágil

se desboca en llanto y siniestros,

trampas de la mente

para victimizarme,

para maniatar mi esencia

y mi libertad.

 

Es un absurdo

un autoengaño

que me derriba, me mata

entonces, me pregunto

cual es la realidad verdadera,

la cuestión absoluta

a mi propia existencia,

a mi propia razón,

a mi propia consciencia.

 

26

El alma devastada

se corroe en fragmentos de coherencia,

inanimado el sentir

flagela hasta las cornisas

del infierno donde me regocijo

en llanas esperanzas

y pútridas ilusiones

emancipada de la realidad

me sumo en el ocaso

del supremo acto de la victimización,

un nulo devaneo al intelecto,

agotado el corazón

se sumerge en falaces estupores

y gélidos llantos,

sueños que se resquebrajan a cada paso,

todo se derrumba en mi interior

en un ya conocido

parapeto de notables y marchitas

ideas de amor compartido,

una interminable sucesión

de pena y llanto

de más ya conocido para el ser,

un reflejo de las inclemencias

del amor en turno,

la alquimia de un profundo sentir

invadido por la pena del fracaso y el olvido,

a hurtadillas mezclo tu nombre

con mis mas oscuros miedos,

mis pasiones mas precarias,

para difuminarme en lágrimas

y palabras ausentes y carentes de lógica,

la pena trasnocha al alma,

que solo busca consuelo

en su propia oscuridad.

 

30

Tus raíces emancipan al alma brindándole libertad,

me deshojo entre tus manos,

pieles del color de la tierra

fértiles se conjugan afianzando raíces.

Mi ser henchido de ti en sublime instante

donde aferrados los cuerpos

se fragmentan y unen en espirales,

diversificando la materia en etéreos pensamientos

me hundo en el profundo ámbar del amanecer de tus ojos,

la iridiscencia de tu alma resilente

se manifiesta en tu sonrisa franca

ese destello que tu ser emana.

Ante mis precarios mecanismos de defensa

el ángulo de tu cordura me confronta

con el deseo delatado en miradas

en desenfadada honestidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s